Tú…eres una querella por mí.
Un asesinato en la morgue.
¿Puedes asegurarme que existo?
Hemos olvidado del sexo
su castigo.
Hemos incinerado nuestro futuro.
¿Crees que hemos sobrevivido?
Vamos a renovar el concepto de Dios,
la imaginería
y la ciencia.
Está cayendo el tiempo sobre nuestro lecho.
Olvida el día en que tus padres nacieron.
Necesidad primaria;
aborto;
útero lacerado;
madre tierra;
nieve eterna;
virgen cristalina.
¡Empuja el viento
para que caiga al vacío!
Reinemos la cacería;
reinemos la carnicería.
Nuestros padres están trepados
en el árbol de la ignorancia.
Nuestras madres están muertas.
Limitemos lo viejo y lo sabio.
El cielo es el infierno por venir.
Cavemos una tumba en la cuadra trasera al paraíso.
Violencia;
pureza;
empresas en quiebra.
Dios, amigo de los muertos.
Dios de muertos.
Dios muerto.
Muerto.
Cambiemos el génesis por una lobotomía.
Inventemos generaciones y degeneraciones.
Somos los mudos que gritan a los sordos,
somos seres inmortales; vulnerables somos.
Calla.
Sólo abre un poco más tus ojos;
verás que aún no es tiempo de morir.
Calla.
La revolución.
Plaga de niños huérfanos y hambrientos de un padre.
Ciento cincuenta y dos mil días tuvo el día.
Nuestra pasión de ti nació al amanecer;
murió en el ocaso.
Tuvimos una visión de los prodigios;
un Dios de la onda; un Dios pequeño.
Todos nacimos al amanecer, con alas.
Cristo erótico violó doncella;
la virgen feliz contempla.
La calle está atormentada;
las ventanas del ocaso lloran su estrechez.
La sangre se derrama del templo;
música de nuestro salvaje existir.
Calla.
La tribu de hombres ciegos cabalga el amanecer.
Tal y como estaba prometido.
Calla.
El sexo de las abuelitas
será premiado.
El sexo del hombre será obsoleto.
María.
María.
María
nunca santa.
María brillante
para la pasión del maniático.
Tregua en el infierno.
Tengo miedo.
Problemas mayores,
enajenante pasión
fuimos llamados.
Ahora su rostro está ausente.
Yo trato de ver dentro
a las niñas de las esquinas.
¿A dónde vas?
No lo sé.
Ahora su rostro está lejos.
Quería ver imágenes
pasadas,
quería extenderlas en el piso;
la visión nos hizo recordar
que éramos ya ancianos.
Nos decían pasado,
nos decían nada,
nos decían oscuridad,
nos decían belleza del diablo.
Cortaron el sol.
¡Cortaron el sol!
Separemos toda unidad existente
y volvamos este estúpido mundo polvo.
¡Desbordemos la idea de destrucción!
Se hizo el silencio en el octavo día.
Recibimos en pequeñas dosis
las cosas de nuestra condición de arrebato.
Seres incomprensibles.
Seres del bienaventurado temor.
Hemos sido empujados de espaldas sobre la navaja.
Hemos sido amortajados en el frenesí de nuestras herejías
mientras las campanas de catedral vomitaban religión.
Y nos dejaron sin nombre
sin llave y sin muerte.
Nos dejaron encerrados en el estéril paraíso del señor.

Cuando veas a mi madre
dile que estoy bien;
que te estrangule de amor, como a mí;
ella fue un ser sacrificado y triste,
como tú;
me llenaba de basura,
como tú;
en los momentos de exterminio
yo era su hija;
en los momentos de extravío
yo era su hijo;
cuando sentía el afable sabor de mis vicios
se precipitaba en el abismo de la crucifixión,
como tú.

Ahora voy hacia los campos
desde donde gobernaré este vasto reino.
Esos campos que me convertirán en Dios.
Esos campos donde el cielo aplasta
la débil consistencia de la amargura.
Donde no hay personas presentes ni futuras
que puedan decepcionarse de la poca importancia
que tienen para mí.
Donde no hay Dios ni salvación.
Donde el paso del tiempo no se siente endeble.

Calla.
Todas esas palabras que nunca dijiste.

Esa pasión excluida.

Ya no hay amenazas ni temores;
ustedes se quedan aquí.
Yo, disidente y suicida,
me iré, sin recuerdos, sin honores,
a presidir las celebraciones
en el infierno.

(Consumo del alma: significado del infierno.)

1991

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)