Click para ver en grande

200 fotografías. Para un número cerrado, una fotografía que los valga: siempre me han fascinado las manos, probablemente porque la gente alrededor mío se obstinó en calificar las mías de “hermosas” –la única parte de mi cuerpo que ha gozado de algún reconocimiento estético unánime. Debido a esta conexión ensimismada, y por mera obstinación, desde hace muchos años me dedico a explorar manos; con innumerables desiluciones de por medio, con varias bofetadas de ocasión y con vicisitudes más bien poco higiénicas, huelga decir.

Como sea,  las de La Maga son doblemente fascinantes: cuando se llenan de anillos parecen arrebatadas, a punto del desmayo; pero como aquí –semi desnudas, indigentes– parecen más bien tímidas. Tienen los dedos largos y la paciencia del taxidermista: vuelan para matizar un sueño y son proclives al arrebato (que, si se trata de manos, es casi una vocación perentoria). Son manos que deducen, que llegan a conclusiones; irreductibles, de avanzada.

Acuden a la caricia larga: el tiempo que transcurre entre el tacto y la distancia es, para mí, inescrutable como una lluvia de estrellas.

@flickr.

TresSeisCinco.danielivan.com

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)