Click para ver en grande

Momo se hizo adicto a las ventanas. De ellas depende su tránsito por el mundo, los crímenes que comete, sus arranques de libertad e infinito; incluso sus movimientos estomacales y la noción de su dominio. Esta tarde de tormenta, Momo acomete su adicción con discreción; se asoma y deja que lo corone una nube, nombrándolo inopinadamente rey de las ventanas, príncipe de las nubes y amante irredento de las tardes que caen.

@flickr.

TresSeisCinco.danielivan.com

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)