Click para ver en grande

Amo las cicatrices; las mías en particular, pero las de cualquiera me vienen bien. En todo caso, las cicatrices cumplen con todos los requisitos de lo único: tienden a lo imprescindible, su ubicación tiene el capricho del azar, caminan –es decir, no se conforman–, tienden a la reducción –es decir, a la modestia– pero también a la perpetuidad –es decir, al testimonio. La presencia de las cicatrices es avasalladora: delata, afirma, conspira. Adendum de nosotros, las cicatrices nos trascienden. Y, a veces, nos eluden.

@flickr.

TresSeisCinco.danielivan.com

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)