Click para ver en grande

La luz se va por horas y nos queda sólo un remedio infalible: torturar al gato. En esta ocasión, Momo se puso colaboracionista y posó mientras La Maga lo hipnotizaba con una pelota, y se balanceaba en la hamaca del comedor. Los gatos desafían la gravedad con una parsimonia que da envidia. Vuelan como embrujados.

@flickr.

Otras tomas de esa tarde de apagón:

Click para ver en grande

Click para ver en grande

Click para ver en grande

Click para ver en grande

Click para ver en grande

Click para ver en grande

Click para ver en grande

TresSeisCinco.danielivan.com

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)