Click para ver en grande

La Maga me llama con la quietud de quien reconoce todas las cosas que la alarman: “Vení, que tenés que ver esto” . Acudo como siempre que al reclamo le sigue un anuncio de visiones: con la cámara en la mano. Las nubes son tan bajas que si hubiéramos abierto la ventana (cosa que, prudentemente, no hicimos) alguna habría entrado a bailar para cagarnos el escaso calor de nuestra tarde. “Nunca había visto las nubes tan bajas” le reclama la Maga a su memoria, mientras palpa el vidrio y lo declara legalmente muerto, de lo frío. Yo pienso, en realidad, que los colores son tan hermosos como imposibles: ese azul que cae hacia la negrura, esas luces eléctricas que tienden a lo rojo y lo amarillo y que señalan la ubicación exacta de la pretención humana, que nada puede sino parpadear perpleja ante las nubes. Y concluyo, claro, que es un privilegio tener esta ventana.

@flickr.

TresSeisCinco.danielivan.com

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)