Este post forma parte de la serie Última Anarquía

Otros posts de esta serie:

  1. Panorámica de Ciudad
  2. Dios
  3. Son las 7 P.M. y No Hay Esperanza (el que estás leyendo)
  4. El Infierno es el Cuarto 101 de un Hotel de Tlalpan
  5. Bajar la Guardia

Un auto patina como una bailarina,
y se estrella contra un muro pintado
con consignas de guerrilleros vencidos.
No hay esperanza para los sacerdotes,
artistas pederastas de la envidia:
no hay esperanza para las niñas
con el semen de la iglesia colgando de sus labios.
El extremo de una soga en el cuello de una mujer:
oscilante suicida, vermut de la huida;
ya nadie quiere tener negocios contigo.
Aún quedan príncipes, si los buscas:
debajo de cada policía habita uno
y basta un beso o una cuchillada
para salvar en ellos la belleza.
No hay esperanza para ti,
no hay esperanza para nadie:
ayer enterramos el amor ardiendo
en la entrepierna del mundo conocido.
El nuevo mundo nos espera.

Continúa leyendo esta serie:

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)