¿A qué rostro acudimos sin reconocimiento, a qué fragor sin ejército o sin ritmo, a qué vanidad sin dragón o espada o encantamiento?

¿Qué hay de nosotros en la búsqueda de paz, qué es lo que no encontramos en la saciedad o en el destello, qué hay de nosotros en buscar amor y concilio cuando los tenemos ambos en la tarde que se muere, qué hay de nosotros en banderas rasgadas después de una tormenta, qué de nosotros en los restos apacibles de un naufragio?

¿Qué verdad más grande que todas negamos al temerle al tiempo, qué certeza se apabulla en nuestro brillo y desaliento, qué mediocre titiritero se anuncia detrás de nuestro enredo? ¿Quién y cómo se atreve a llamarse nuestra felicidad, que tanto así se embravece y nos evita? ¿Quién y cómo se atreve a llamarse nuestra libertad, si carece de ángulos e incendios?

¿Quién acude a nuestro años que no sea la fiebre dejada atrás, quién sino el deleite que no somos, quién sino el horario de oficina o el tropiezo de un soldado? ¿Quién cuenta las maquinarias que se asilan, los herrajes de una ola o los minutos que han pasado?

Que prevalezca tan solo el péndulo, si algo ha de prevalecer.

Que queden abolidas todas las mayúsculas.

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)