Niño de belleza insolente; ven a robarme las horas,
saca la lengua y llévate con ella la mortaja,
esta suave tumba que me ahoga.

Eres tan hermoso como una orgía abandonada,
como el remanso de un orgasmo doloroso;
eres tan hermoso como un ángel asesino.

Sacas de su envoltura tu tenue espada; ven
a herirme, ven a sanar la herida, ven a restituir
lo que algunos otros han dejado en ruinas.

Tengo ganas de libarte el albedrío, de hacerte río
desbordándose en mis labios, y dejar que sea frío
el desgaste amargo de tu impulso subterráneo.

En mis pechos te alimentas, es insaciable
el apetito, es inacabable el impulso de esta carne
hecha infarto y estertor.

Siento en mi vulva el fragor de la indecencia:
tengo ganas de que me observes por el culo;
tengo que hacer duro lo que esté a mi alcance.

Invento esta oscuridad al apagarte; al olvido
le llamo hastío y al orgasmo recuento de cadáveres.
Y sin embargo sé que estás cerca, como un demonio.

Puedo sentir que me miras, que estiras tu permanencia,
que algo en tu interior se enciende ante mi embiste.
Puedo sentir que nos aleja tan sólo un apagón.

Y en un apagón se resuelve la estadía:
ya no son años los que me quedan junto a ti.
Así que date prisa y mátame de una sola cuchillada.

Estoy abierta de par en par, soy país sitiado.
Derríbame o ámame sin más remedio, soy el prisionero.
Soy un final en un televisor de bulbos.

Y dando tumbos soy esclava de tu imagen.

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)