He intentado ver rostros en la calle; reconocer a los hombres, reconocer los carros rodando en el hastío. He intentado sonreír ante la visita de la erección, y acoger limpiamente la llegada del orgasmo. Intento ser feliz y verme sumido en mi delirio… como el cuello sumido de una tortuga…

pero todo lo que veo es muerte. Mis ojos son la muerte. Muerte en aparadores iluminados por la lluvia, en callejones donde se intercambian los disfraces traficantes y policías; muerte en los senos de mi amante y en la cara de mi madre. Todo es la muerte.

Intento caminar derecho, como digno hijo condenado de Adán y Eva, y tener brillo en los ojos; tener todo lo propio de mi condición de humano. Intento ser la K.G.B. Pero me estorba la estructura, como una guadaña impuesta a la Gran Madre Fría; me he percatado de la estructura, como un niño se percata de la teta de su matrona. Estructura sosteniendo interminable al universo. El infinito, el ser que no termina, entero, sobre una estructura apoyado, como la escena sostiene a los actores; actores encerrados, perdidos, infectos. ¿Cómo pretender ser uno, sustantivo, ínfimamente humano, si me he dado cuenta?

Mirar la estructura, mirarla como se mira con espanto el reino de los muertos…

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)