Este post forma parte de la serie Poemas para Molestar a tus Vecinos

Otros posts de esta serie:

  1. Plaga
  2. Salutaciones
  3. La Chica que Atropellaron Ayer Mientras Tomaba un Café (el que estás leyendo)
  4. Mi Sombra
  5. Canto

La chica que atropellaron ayer mientras tomaba un café
era joven como la joven primavera
y era pura y rubia como la muerte.
Era frágil y tranquila como una vagina sin prisa.
Era calma y frenesí como el mar cuando conquista
su mareo enternecido por los años.
Y me pregunté ingenuo
si su piel habría sufrido el colapso
de esa máquina inequívoca e idiota.
Me imaginé a su madre rumbo al depósito
vistiendo un chal de punto y la justicia de sus lágrimas
el irascible entorno y la angustia;
vistiendo su estrépito como la calle viste su delirio.
Su cabello largo por el tiempo
era sangre
y su mente retorcida.
El auto huyó como si pudiera sentir el miedo
también.
Y dije: ¡oh, santidad, si pudieras volver a mí
por un segundo nada más!

Continúa leyendo esta serie:

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)