Click para ver en grande

Siempre que dudo, acudo a Artaud (lo cual, intrínsecamente, debe asumirse que ocurre tan a menudo que da miedo). No porque él tenga todas las respuestas, sino porque usualmente evadía el significado, es decir, la certeza. Este pedazo de gato está nombrado, claro, gracias al inagotable personaje de Ende. Sin embargo, cuando lo miro actuar me recuerda al otro Momo. Al que regresa. Al que le pedimos unas palabras:

Pero en definitiva, ¿qué es lo que quieres tú, el loco?

¿Yo?

Esta lengua entre cuatro encías,
esta carne entre dos rótulas,
este pedazo de orificio
para los locos.

Pero no exactamente para los locos.
Para los decentes
a quienes un delirio de eructar los corroe
por todas partes,

y han trazado un itinerario
de ese eructo,

pongan atención:
trazaron el itinerario
del inicio de las generaciones
en el cuerpo palmípedo de mis orificios,
míos.

Antonin Artaud | El regreso de Artaud el Momo
(Traducción de Sara Irwin, Ediciones LetraE, Buenos Aires, Argentina, 1998)

@flickr.

TresSeisCinco.danielivan.com

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)