La definición gala (o sea, en términos llanos, francesa) de la palabra bizarre es “valiente, bravo”. No así la definición angloparlante (es decir, en términos llanos, inglesa) de la palabra bizarre, que denomina “anómalo, extraño, fuera de lo común”. Así pues, los hispanoparlantes (que hemos retomado la palabra ya sea de los anglos o de los galos) tenemos que andar haciendo aclaraciones del “sentido” (galo o anglo) de la palabra bizarro cada maldita vez que la utilizamos. Lo que ya es jodido, pues, sobre todo si uno no quiere ofender o que le entiendan mal en un escrito, conversación o lo que sea.

Sin embargo, hoy que publico esto no puedo evitar usar la palabra porque, con una elegancia inusitada, esta ambigüedad dice hoy mucho de las sensaciones que el vídeo que encontrarán más abajo provocó en la maga y en mí la primera vez que lo vimos. El artilugio forma parte de los extras del dvd de “Confessions of a Dangerous Mind”, dirigida por el caribonito George Clooney y que habla de cosas que no viene ni a cuento contar, lo que no quiere decir que la película no sea como para verse una vez en la vida.

Sin embargo, cuando nos enfrentamos con algunos de los “actos” que para retratar la bizarrería (en el sentido anglo de la palabra) del “Gong Show”, que es uno de los leitmotivs de la pelicula de marras, fueron grabados por Clooney para la película, nos encontramos con esta mortífera pieza de… no sé si atreverme simplemente a llamarla “de video”, por que lo es, o categorizarla como “de arte” que casi sin duda lo es. Y en el casi está su más acabada bizarrería, en ambos sentidos, galo y anglo, de la palabra.

Ya que no quiero prejuiciar a nadie, primero pues, la pieza sobre la que tan fehaciente y confusamente diserto… la Lady Baby:

[youtube id=”BRr2gFepo98″ width=”600″ height=”350″]

Ahora bien, el vídeo no parece sino una especie de acto anómalo de esos a los que los gringos son tan increíblemente afectos. No en vano tenemos (o teníamos hasta hace algún tiempo, porque hace mucho que no la veo) la televisión mexicana infestada de programas que reproducían los “candid videos” de los gringos; desde el ofensivo “Candid Camera” hasta el imperdonable “Ay Caramba” que utilizaba la voz de Bart Simpson (es decir, la voz de Marina Huerta) para validar en el imaginario de los incautos que veían la comicidad de los estúpidos videos. Por lo regular, esta clase de programas acuden al lugar común del pastelazo, el tropezón, el escarnio público o el autoflagelo para reclamar su ínfima cuota de humor.

Sin embargo, en este vídeo hay algo que no encaja, o que está mal. La mujer que lleva a cabo el acto de Lady Baby es una adulta. Una adulta, además, que sufre de enanismo. Es por otro lado una mujer que utiliza estas características suyas para “aparentar” ser una bebé, con gesticulaciones, sonidos guturales y con un disfraz de por medio. Si esto no fuera suficiente, Lady Baby salta del inglés al español durante su acto, lo que indica cierto origen hispano bastante notorio en el color de su piel y en el hecho de que su pronunciación del español es mucho mejor que la del inglés.

No sé exactamente qué es, pero la primera vez que vi este video me dio miedo… fue notorio el silencio de la maga y el mío… nos volteamos a mirar y soltamos un “no mames” que trascendió la diferencia de países… a los dos nos había parecido extrañísimo. Lo volvimos a mirar y el efecto fue el mismo.

¿Qué es lo que está mal aquí? ¿En qué consiste la bizarrería de este artefacto? Probablemente, tanto la maga como yo exageramos la reacción. Pero a mí me sigue pareciendo que este video está mal. Hay algo en él que me subyuga, y no de una manera buena. No me produce sino un profundo rechazo pero, al mismo tiempo, me seduce.

Bueno, en fin. Lo comparto con ustedes. Que lo disfruten

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)