Dios es un vértigo inexistente
e inequívoco en su naturaleza
intimidante.
Dios se ha convertido
en el yugo que carga
el pueblo;
el ser humano desprovisto
de humanidad;
el ciego que se niega la oportunidad
de ver.
Dios es el valuarte
de las masas, de la agonía de los cientos
de miles.
Dios se ha metamorfoseado
en el anhelo de la negación
del ego.
Dios sólo puede funcionar
como un asesino
de la individualidad.
Dios nos habla
como un pastor a sus ovejas.
Dios es Marx.

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)