es la invocación del cadáver. lo vivo se corrompe; yo mismo me corrompo en mil pequeños pedazos que no acierto a nombrar: podrían ser gusanos, o los versículos de una biblia. carroña.

atónito, me deslizo en tu quebranto. tu sangre me cae como casual, como dejando ver una amenaza y una fiesta. me atrevo a meter la lengua y se desliza en mí todo lo que en ti es quebranto, llanto y libros que haz ojeado. me atrevo a ver tu cuerpo: es mi lengua adornada con el clamor de tu culo, de tus labios, del sepulcro amenazando con un nacimiento.

cuántos muertos podemos ser. de cuántas violencias seremos ruínas.

y todo en mí se vuelve erección y viejos bailando twist. todo en mí quiere ser tu hijo y tu quebranto y tu puta y tu matiné y un poco tu sonrisa. te devuelvo la promesa que nunca hiciste: recordar los amores que nunca tuvimos, recordarnos mutuamente como un hueco, como una ausencia, como el sexo oral que nos enmudece, como un dedo en los labios y otro en el gatillo. como mi verga en tu boca mientras el papa se nos muere. como mi verga salpicando tu sonrisa y tu lengua regresando a mí por más. como los dos, amarrados, llenos de tu sangre y mirándonos atónitos y con cierta carga de respeto.

recuerdo que somos los muertos. nos hartamos del beso y le ponemos oscuridad. beso negro, como si en cada labio y en cada pliegue y en cada labio y en cada segundo invocáramos al diablo.

que no quede rastro de nosotros. apuesto que eso dirías. que no quede decencia ni angustia ni virgen ni coartada. no tomen prisioneros. el botín somos nosotros, la guerra la declaramos nosotros, y no nos espera ninguna penélope espantada.

somos tú y yo, los cadáveres que somos.

de pronto muero, al pensarte. y luego me masturbo.

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)