Este post forma parte de la serie Poemas para Molestar a tus Vecinos

Otros posts de esta serie:

  1. Incomunicación
  2. Clase Trabajadora
  3. Blues Cobarde (el que estás leyendo)

El viento anunciando el
fin del estío, cuando
por la calle, el centro
de los adoquines despide
el inconfundible olor a muerte.
Sol pintado de personas
el caliente cromo de
un desencanto pequeño
y tú como si fueras tú
con tus ojos que no dejan de pensar
con tus cabellos de espanto o sueño
con tu fuerza que huele a carretera
con tu color y tu ropa como cromo
con tu sabor a alcohol y a otra cosa
con tus estrías y tus treinta años
o algo así.
Camino encima del muro
fenece aquí el ímpetu
calles llenas de turistas
que pfrecen nada por mi vida
y danzas en callejones
todo aquí son callejones
y la noche se estrella aquí
porque aquí es pequeño
personas pequeñas persiguiendo
nada nada nada y todo
como si en un momento fuéramos
a recobrar, a dejar de
poner condiciones
y tú, cadencia que evita
mis ojos y mis ojos
que te buscan sin remedio
mi tedio que te implora
y te espera
y tú con pantalones
con tu desnudez vestida y
tus pies desnudos y
con la capacidad de evitarme
y decirme como la muerte
que merezco una oportunidad
o tal vez no.
Camina por mi calle
la idea de la mujer
y se detiene frente
a mí
y luego sigue su camino.
Y es así como me hago viejo.

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)