Se mueve, plácido;
intacto el descubrimiento.
Conoce a una dama extranjera
y la ama, y la conoce.
Hija radiante e inocente
del marqués de Sade.
Dice que amar
es difícil y siniestro.
Las vías del subterráneo
surgen eternas y pálidas
De algún rincón cercano
al cielo… el cielo

Parece averiguar tanto
al escuchar las palabras:
Sinvergüenza — pechera
de cobalto, alto el silencio
De los malhechores…
comen y comen; perplejos;
No saben que en el oscuro
paraje, bajo las calles,
Bajo la ciudad, se lleva
a cabo un festín.

Aléjate, rana verde.
Aléjate, cariñoso perro.
Es el fuego lo que te enciende.
Es el fuego lo que te arde
Al terminar la apertura ocular.
Es la sombra del árbol
Lo que dices conocer.
Desconoces lo demás.

Las niñas saltan
en la calle.
Sus uniformes
se arrugan.
Son viejos y se miran
ajados y llenos
Siempre llenos
de terror.

Salta la grasa
de un guisado asesino.
No es el acto de comer
sangre lo que ahuyenta
Al padre de los soldados:
es el hecho de que su sucia sangre
Es la sazón en el caldero.

Tienes miedo.
Tienes miedo:
Y, sin embargo, cuando el mundo
Enmudezca, iremos
Abajo.

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)