…podría decirse que antes que la poesía pueda ser otra vez humana, debe aprender a ser brutal.
John Synge.

Para Allen Ginsberg, difunto.

Huesos, pecado carnívoro;
ellos quieren joder con la princesa
y cavan en vírgenes sepulcros.
El himen es
calavera a perpetuidad
un escupitajo negro
una alegoría de sangre
en el cementerio.
Llagados promontorios,
tumbas al ras de la nación;
teta que mana de la leche,
leche que mana de la verga
insípida de los ángeles.
¡Tiempo!
Relojes que caminan
a contra corriente
mientras la balsa de los hombres
dormita en la calma chicha
del prurito de un borracho.
El padrote escribe largas cartas
a la monja, al convento;
señor creador, ya vamos
a tu encuentro, ya vamos,
esperamos joderte,
y basta saber que nunca
nos has esperado
para apretar el paso.
Para llegar a tiempo.
¡Tiempo!
¡El tiempo no es la CIA!
Sonríe con las cabezas cautivas
de varios demonios propicios.
No es, nunca ha sido, mierda.
Ya vamos, y es rápido
el vaivén de los retenes.
Nos buscan droga.
Nos buscan por traición.
Nos buscan por tiempo.
¡Tiempo!
¡Y huesos que la venganza vomita!

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)