El día de hoy, 8 de octubre del 2009, a las 09:08 p.m. de la noche (hora del centro de México GMT-6), esta página web de marras alcanzó el log único 1,000,000. Esto quiere decir que un millón de direcciones IP han ingresado a nuestros detritos mentales; esto desde el año 2003, en que inició este intento de blog.

Un millón de gracias, entonces.

Cada tanto, y poco en realidad, regresamos a nuestra numeralia. Sólo cuando significa algo o cuando queremos que lo signifique. Mis tres lectores recordarán la llegada al magnificente 666,666, número por demás profundo para nosotros. Ahora lo hacemos notar porque un número tan cerrado debe significar algo, casi por omisión o por defecto.

No estoy seguro de que sea motivo de celebración; probablemente sólo lo sea en la medida en que seguimos siendo más bien una casualidad, o un error, en la vida de nuestros tres lectores. Tal vez lo sea también porque alcanzamos este número cuando recién habíamos cambiado la plataforma tecnológica del sitio. Tal vez lo sea sólo porque, luego de casi 6 años de “bloguear” (anglicismo por demás obsceno en su ortografía), uno tiende a maravillarse con cualquier número y con la intrascendencia de uno mismo en un mar de números.

Como sea, gracias a ese millón de IP’s que se abrieron camino hasta acá.

Por lo demás, sirva este número también como frugal pretexto para una más de nuestras exploraciones en torno a las palabras clave que han traído ojos a esta barbaridad (seguimos en la rutinaria predilección de lo más fino de la sociedad internauta). Cabe señalar que teníamos más de 2 años sin hacer este viaje; lo que no lo justifica, pero lo hace la mar de interesante:

1. La más popular: palabras violentas (interesante; “masturbaciones”, una constante de nuestros recuentos anteriores, bajó dramáticamente al quinto lugar -hoy vale más, evidentemente, una palabra violenta que una paja).
2. La más bizarra: cómo desvirgar a una chiquita (bizarra en el sentido español y no galo de la palabra -siempre lo aclaramos, porque vale la pena. Seguimos con la obsesión de nuestros navegantes por los actos de “desvirgar”, “desflorar” y muchos sinónimos. Para esta elección nos debatimos entre la ganadora (“cómo desvirgar a una chiquita”) y la joya “videos sobre desvirgaciones violentas”. Optamos por la otra porque una “desvirgación violenta” no se la merece nadie).
3. La menos bizarra: frases lindas (menos bizarra en el sentido galo y no español de la palabra. Se mantiene de los dos recuentos anteriores. Estoy comenzando a sentir la tentación de escribir frases lindas, para no defraudar a tanta alma extraviada que al llegar acá, seguramente, sufre una desilusión mayúscula).
4. La que más nos llena de orgullo: poemas para enamorar adolescentes (no puedo negarlo: me llenó de placer mirar la palabra “blues”; casi de ternura. Decidí no ponerla porque “poemas para enamorar adolescentes” me recordó irremediablemente el poema de José Emilio Pacheco “Contra los recitales”: Hacer que mis palabras sean tu voz/por un instante al menos. Si hay alguien seduciendo adolescentes con algo de aquí, eso sí que vale 6 años de blogueo).

Y bueno; básicamente eso. En esta ocasión no ponemos los postings más visitados porque no queremos prejuiciar a nadie.

Vale y… ¿no hay en la misma naturaleza de la palabra “desvirgar” un germen de violencia?

The following two tabs change content below.
Soy un Artista Multidisciplinario. Me apasiona lo visual, las palabras y la música. Trato de tener algo de eso cada día de mi vida.

Latest posts by Daniel Iván (see all)